jueves, 18 de septiembre de 2008

CUANDO AFLORA LA MELANCOLÍA

Este poema nació en uno de esos momentos. Cuando aflora la melancolía. Después creció, le fui añadiendo versos y con él participé en un certamen provincial de poesía en el que obtuve un accésit. Se encuentra publicado en el libro que recopila todos los poemas ganadores y finalistas de varias ediciones del concurso. Aquí os lo presento en la versión corta, tal y como surgió, sin añadidos, incluso sin título.


He dejado de existir para el amor,
transmutando el arco iris en el luto.
No consigo estremecerme ni disfruto
con un beso o el aroma de una flor.

Todo jugo de mi ser sabe a dolor
derramado en multitud de primaveras
maquillado por palabras lisonjeras
que responden a la estampa del honor.

El veneno que me diste cada día
implacable y sin piedad hizo su mella
y me apago como el brillo de una estrella,
sumergida en podredumbre y agonía.

Y vagando por doquier como alma en pena,
me consumo, me retuerzo y me derrito,
me rebelo y azarosamente grito
sin dejar de soportar esta cadena.

Apostada en el borde del abismo
no recibo solamente sinsabores
como bien muerta que estoy recibo flores,
tulipanes o jazmín me dan lo mismo.

Y si ves sobrevolar mil mariposas
que me liban como al néctar de una flor
no te olvides que expiré para el amor
y los muertos merecemos estas cosas.

No hay comentarios: