jueves, 22 de mayo de 2008

TRANSFORMACIÓN

Últimamente me gusta escribir relatos breves, cuanto más breves mejor. Ese ejercicio de concentrar en pocas líneas un enigma, una pasión o un sentimiento profundo me parece excitante. El microrrelato cada vez tiene más adeptos y son muchos los concursos que se convocan con este género literario que, además, anima masivamente a la participación, ya que con pocas palabras tienes el tema resuelto. Pero no nos engañemos, con esas pocas palabras hay que decir mucho y eso es difícil.

TRANSFORMACIÓN

Paseaba por la ciudad en el mes de mayo cuando un frío intenso comenzó a recorrer toda mi columna vertebral hasta hacerme temblar las piernas. Un transeúnte pasó por mi lado y me preguntó la hora. De mi garganta surgió una voz grave desconocida para mí, me asusté. Seguí caminando en dirección a la catedral cuando percibí cómo mis senos se esfumaban ante mis ojos atónitos, dejando mi blusa, antes abultada, lisa y vacía. A través del escote comenzó a aparecer un abundante vello, el mismo que sentía recorrer caprichosamente piernas, brazos y parte de mi rostro. Quería llorar. Las curvas que misteriosamente habían desaparecido de mi pecho comenzaron a tomar forma en torno a la bragueta de mi pantalón vaquero. Miré a mi alrededor. ¿Qué me sucedía? De momento, desperté sobresaltada en la cama del hospital. A la mañana siguiente me sometía a la operación de cambio de sexo.

No hay comentarios: