sábado, 3 de mayo de 2008

LLUVIA DE OTOÑO

Hoy no cantan los jilgueros
y no vuelan mariposas,
pero la lluvia me trae
la fragancia de las rosas.

Y me invita a caminar
sobre la tierra mojada.
Y a pensar en tu sonrisa
y el color de tu mirada.

Hoy la mañana me ofrece
motivo y complicidad.
Motivo para temerte,
complicidad para amar.

Para lamer de tus labios
la mas dulce de las mieles
y sujetar esa fusta
con la que azotas mis sienes.

Hoy el viento me susurra
las palabras más hermosas,
pero también me trae espinas,
como las tienen las rosas.

Como forjan en tu cuerpo
las secuelas de los años.
Debo andarme con cautela,
si te toco me hago daño.

Hoy empiezo a darme cuenta
de que quiero andar tus pasos,
sin que apenas tú lo sepas
y aunque ya no me hagas caso.

Voy a dejarte entreabiertas
las puertas de mi universo,
para que vayas entrando
golpe a golpe, verso a verso.

No hay comentarios: