jueves, 18 de diciembre de 2014

FELICES LIBROS


Me sumo a las campañas navideñas en favor de la lectura, y como sé que los bolsillos andan muy "achuchaos", lanzo esta interesante promoción que permanecerá vigente hasta el día 6 de enero de 2015 (mientras queden existencias).

Si te llevas un ejemplar de El peso de las horas o de El perfil de los sueños, dos novelas para público adulto finalista y ganadora respectivamente de importantes premios, un hada mágica te regala el libro de relatos Los meses cuentan, también para adultos.

Si ya conoces una de las novelas, es buen momento para descubrir la otra, y además te llevas un apasionante libro de relatos, para ti o para poner debajo de cualquier árbol.

Es tiempo de solidaridad, tiempo de compartir. Para la lectura, además, siempre es tiempo.
 
Solo en Librería Ali i Truc, Passeig de les Eres de Santa Llucía, 5 - 7
03202 Elche (Alicante)

viernes, 12 de diciembre de 2014

MIRADAS DE NAVIDAD


Durante diez años, la editorial La Fragua del Trovador ha venido convocando el concurso "Miradas de Navidad", que ha dado lugar, a lo largo de todas estas ediciones, a la publicación de diez preciosos libros que recogen los trabajos seleccionados en cada convocatoria. Son libros que nacieron para ayudar, ya que la editorial ha destinado parte de los ingresos obtenidos por su venta a fines sociales, anunciando expresamente cada año el destinatario de dicha ayuda.

Participé en 2009 con un relato titulado "Castañas asadas". Fue seleccionado y forma parte del libro "Miradas de Navidad 5".

Hace unos días recibí una sorprendente llamada de la editorial. Me comunicaban que habían decidido poner fin al certamen, al considerar que durante los diez años que ha permanecido activo han podido cumplir con los objetivos que en su día se propusieron, pero eso sí, han querido cerrarlo con broche de oro.

Del conjunto de los diez libros (calculo que cerca de doscientos relatos) han seleccionado once para grabar un CD. La grabación ha corrido a cargo de actores y rapsodas expertos, que han sido los encargados de dramatizar los textos, o sea, que se presenta como un trabajo delicioso, y uno de esos relatos seleccionados ha sido precisamente "Castañas asadas".

Puedo dar fe de que el trabajo es exquisito, porque ya he recibido el CD, lo he escuchado y me ha parecido emocionante. Concretamente "Castañas asadas" gana mucho en las voces de Loretta García, Laura Seral y Luis Trébol. Lo han bordado. Qué bonito (es de justicia que cite también a Fernando Gracia, que aunque no interviene en mi relato sí lo hace en el resto). Además, muy chula también la presentación, con ese estuche cerrado con un lazo rojo tan navideño. Por solo 5 euros (lo envían sin gastos a Península y Baleares) puede ser un regalo fantástico para poner bajo el árbol de cualquier hogar.  Os lo recomiendo.

Pedidos a editorial@lafraguadeltrovador.com.

Gracias, amigos de La Fragua del Trovador.


 
 


domingo, 7 de diciembre de 2014

FRESAS AMARGAS PARA SIEMPRE, de Fernando Martínez López



Isidro Cruz Romero, la inspectora Gabriela Ruiz y Strawberry fields forever, el tema compuesto por John Lennon en Almería cuando se hospedó en la enigmática casa Romero, vertebran esta singular historia con la que su autor, Fernando Martínez López, obtuvo el XXXI Premio de Novela Corta “Ciudad de Jumilla”.

Isidro es un seductor, un provocador, un chulo, un tipo que desde temprana edad consigue que las mujeres caigan rendidas a sus pies, y que decide meterse en política para llegar a lo más alto, lógicamente a base de negocios sucios y favores que cuestan un alto precio, como el de pisar la cárcel, por un caso de corrupción, una vez que llega a ocupar el cargo de concejal del ayuntamiento. Será allí precisamente, en la cárcel, donde Isidro caiga asesinado por un disparo mientras pasea por el patio, y es entonces cuando entra en escena la inspectora Gabriela Ruiz, que a nivel personal ya había entrado en la vida de Isidro muchos años antes, en la época del instituto, aunque para hablar con más propiedad podríamos decir que fue Isidro el que entró como un ciclón en el corazón de ella, desbaratándolo por completo cuando al poco tiempo de iniciar una relación decidió abandonarla. Ahora, sin embargo, tendrá que investigar su muerte y lo hará centrándose principalmente en dos sospechosos: un amigo íntimo del asesinado, sobre el que pesa un escandaloso secreto de familia, y un empresario de la construcción que no es trigo limpio, y con el que Isidro formalizó negocios.

Podríamos decir que Strawberry fields forever es la banda sonora de esta novela, pues aparece vinculada a muchas escenas importantes, y sobre todo a la casa Romero, que también tiene un gran peso en la historia y que perteneció tiempo atrás a la familia de Isidro. 

Es increíble cómo en 128 páginas se desarrolla una trama tan completa y bien urdida, con personajes carismáticos, acción y sentimientos, lo que me lleva a pensar, una vez más, que en la novela corta se concentra la verdadera literatura, sin rellenos, sin adornos, porque no hay nada que adorne más que una obra bien escrita, y en ese sentido Fernando Martínez López la borda. 

Fresas amargas para siempre está enmarcada dentro del género negro. Pertenece a la colección Galardón de Narrativa, de la editorial Autores Premiados.


lunes, 1 de diciembre de 2014

PALABRAS DE JOSÉ LUIS FERRIS

El pasado 21 de noviembre tuvo lugar en Elche la presentación de "El peso de las horas", novela finalista de la XXXIV edición del Premio Azorín.

Con ocasión de este evento literario, el escritor y profesor José Luis Ferris, invitado como presentador del acto, elaboró un discurso exquisito en el que nos hablaba de literatura en general y de esta obra en particular.

Transcribo a continuación su opinión sobre "El peso de las horas", puede ser de interés de aquellos que deseen leer la novela, incluso de los que ya la hayan leído y quieran compararla con su propio punto de vista.

"...No cabe duda de que este libro que hace casi cinco años se quedó a las puertas de ganar el prestigio Premio Azorín de Novela, es un libro que tiene la virtud de atrapar de inmediato al lector, de enredarlo con la urdimbre de un discurso que resulta amable y que, a la vez, inquieta y te mantiene embrujado.

Y para ello, la autora ha elegido la primera persona, cómo no, y la piel de una mujer (y su revés) nada convencional que nos involucra en su vida desde la primera página. Hablamos de una mujer a la que la vida decide poner a prueba, llevar al límite haciéndole creer que le quedan tres meses de vida:
“El día que supe que moriría en tres meses era martes” (dice la autora en la primera frase del libro).
Situación ésta ante la que ella, lejos de refugiarse en los brazos de la desesperación o el desmoronamiento, decide enfrentarse con envidiable arrojo. 

La protagonista de esta novela opta por saltarse las reglas del juego, no vivir como marcan los cánones, abrir nuevas puertas, coquetear con lo prohibido y salir de la esclavitud de las apariencias con todo lo que ello supone.

Elisa zigzaguea a partir de ese plazo por una ladera tragicómica en la que debe sortear los obstáculos de su propio convencionalismo. Es una criatura que se ha mirado al espejo por vez primera y se ha encontrado, al otro lado, con su delicioso revés: un ser descarado, insolente, atrevido y único.

Estamos ante el cuadro de una mujer con paisaje al fondo: una ciudad, una casa, un marido, un suegro y una madre, el novio cubano de ésta, un amor que regresa del pasado en forma de aventura y hasta un perro llamado Problema.

Elisa, como la propia Maribel Romero habrá sentido en más de un momento de su vida (¿y quién no?), decide ponerse el mundo por montera y trasgredir, traspasar la línea roja de las buenas maneras, de la mansedumbre, de la sagrada rutina y hasta del amor sin perfiles agudos, sin la locura precisa, sin el exotismo de lo diferente.

A lo largo de los 18 capítulos que configuran la novela, el lector tiene tiempo sobrado para gozar y sufrir, para reírse de situaciones francamente cómicas y para llorar ante momentos de ardiente sensibilidad.
“Nos dimos dos besos en la mejilla –escribe la autora en la página 196–. Diego olía a perfume caro y su piel era delicada y tibia como la de un bebé. Habría permanecido eternamente pegada a él, chupándole la vida como una sanguijuela”.

La protagonista de El peso de las horas se aferra a la vida con más garra que nunca, como una sanguijuela, en efecto, y con el propósito firme de probarlo todo. Un deseo que se alía a la perfección con el estado del mundo, de la vida y del tiempo, de modo que su ánimo y su pensamiento siempre están en armonía con lo que marcan las nubes o sugiere el cielo:
“Los días más importante de mi vida –página 13– el sol había lucido casi con descaro y, sin embargo, durante los entierros de los seres más queridos el cielo había llorado conmigo desconsoladamente”
“La mañana había cambiado su manto gris por un lienzo de seda brillante que se asemejaba más a mi nuevo estado de ánimo, era como si el verano hubiera vuelto de repente para recoger algo que se había dejado olvidado –página 18).”
“Eran las seis de la tarde y la noche comenzaba a pintar la ciudad con tonos grises –página 217–. Mi último plan se había ido al traste… En la calle, el triste invierno despedía su aliento gélido, y permití que me acompañara a casa escondido en mi chaquetón rojo…”

Esta alianza con los elementos refuerza sin duda el poder de la acción, enfatiza las emociones y las dota de un lirismo turbador a veces.

Y luego nos encontramos, sugerido y recurrente, con el tema del amor y el desamor: el mito de la pareja, sus desafíos cotidianos y el fantasma de la infidelidad. La autora deja un resquicio para pensar que es bueno que cada componente del dúo tenga su vida privada. Las parejas absorbentes están destinadas a fracasar. Saber todo lo que le pasa o siente el otro, es angustioso. No es necesario que todos los secretos se compartan al cien por cien.

Esto es algo que Maribel Romero, escritora, nunca le dijo a Elisa Lalira, su personaje, quien tras su aparente fracaso matrimonial sufrirá el desengaño que la realidad le propone, dando así buena cuenta de hasta qué punto ella, como personaje, es una criatura libre, puesto que sobre su voluntad, ni siquiera la novelista tiene nada que hacer.

El peso de las horas es una novela lograda, compleja en su aparente sencillez, y profunda en la vibración de un discurso que no termina en su página final. Su prosa es buena y su coherencia narrativa, su arquitectura, se construye sobre un flujo de situaciones dramáticas que conceden un generoso espacio al humor y la ironía.

Es una narración a la que ni le sobra ni le falta nada. Es esa clase de relatos que a casi todos ustedes le gustaría escribir alguna vez, con la misma benevolencia, con la misma distancia emocional, con ese heroísmo cotidiano que nos anima a saldar viejas cuentas con la literatura y con la vida.

Sorprende saber ahora que esta historia se fue haciendo a fuego lento, a lo largo de varios años, y que durmió durante un tiempo en un cajón. Podemos imaginar incluso que el personaje de Elisa acompañó a la autora muchos años en la imaginación, viviendo al lado de sus mismas obsesiones. Sabemos que éste es un libro plagado de preguntas en el que uno trata de explicar y explicarse el mundo que nos rodea para conocernos y aceptarnos mejor. Sabemos que Maribel Romero es luchadora y obstinada, que Elisa es generosa y valiente, y que, pese a todo, ambas creen, a su modo, en la utopía. 

El peso de las horas nos habla de la vida, pero también de sus contrarios, “de la lealtad y la deslealtad, del amor y del desamor, de la debilidad y de la fuerza; de la resignación y del coraje; y de cómo, aunque todo se trasforme, hay cosas que deben permanecer en el mismo lugar en el que las dejamos.

Ahí están, esperándonos siempre, las emociones, esos hallazgos tan difíciles de pronosticar que, lejos de quedarse en el placer íntimo del escritor, trascienden irremediablemente al lector con la misma eficacia con que se trasmite la alegría o el entusiasmo a un grupo de amigos que comparten nuestras inquietudes. La emoción que genera en el autor el descubrimiento de una frase, de un personaje o de un suceso a veces imprevisto, es percibida por cualquier destinatario hasta el extremo de la complicidad, hasta el punto incluso de contagiarse o hacer suyas las sensaciones y experiencias que acaso nosotros, los lectores, también guardábamos en el fondo de la memoria y que nunca tuvimos la fortuna de rescatar por nuestros propios medios.

Maribel Romero Soler ha creado a Elisa para poner orden en su mundo, el de sus ficciones y el de sus recuerdos. Ha escrito esta novela, limpia de retóricas, para organizar sus obsesiones, descargar sus pensamientos y colocar sobre el papel sus fantasmas y sus ángeles literarios y vitales.

Maribel Romero, aunque ni ella misma lo sepa, ha publicado El peso de las horas para hacernos un poco más felices. Porque la escritura, además de un desafío, es un acto de amor, un modo de transformar en trago amable el gran absurdo que nos rodea. Porque la Literatura, como ella sabe bien, es una fuente de sabiduría ante la vida".
 



JOSÉ LUIS FERRIS es escritor, poeta y ensayista. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca y Doctor en Literatura Española por la Universidad de Alicante.
Ha obtenido diversos premios literarios, entre ellos el Premio Azorín de Novela en 1999 con su obra "Bajarás al reino de la tierra".
En la actualidad se dedica a la creación literaria y a la docencia. Es profesor de la Universidad Miguel Hernández de Elche en el área de Literatura Española, Grados de Periodismo y Comunicación Audiovisual.


jueves, 27 de noviembre de 2014

"EL PESO DE LAS HORAS" EN CASA DEL LIBRO Y AMAZON

EL PESO DE LAS HORAS está disponible en Casa del Libro, cadena de librerías que cuenta con treinta y seis establecimientos repartidos por toda España y ubicados en las zonas más estratégicas de las principales ciudades.

Si lo deseas, puedes hacer tu pedido en www.casadellibro.com y pasar a recogerlo en cualquiera de sus tiendas físicas.

Y también disponible en Amazon, con descuento y envío gratis si la compra supera los 19 euros.



El peso de las horas fue la novela finalista de la 34º edición del Premio Azorín.


domingo, 23 de noviembre de 2014

TARDE DE PRESENTACIÓN EN LA BIBLIOTECA


Claustro de la Biblioteca Central Pedro Ibarra de Elche, donde tuvo lugar en la tarde del viernes, 21 de noviembre, la presentación de "El peso de las horas".


A las 7 de la tarde ya contábamos con un numeroso público dispuesto a disfrutar de este acto literario.


Fue una sorpresa la asistencia de Pablo Ruz, coordinador de Cultura del ayuntamiento de Elche, que abrió el acto con unas elogiosas palabras hacia "El peso de las horas", novela que ha leído y ha disfrutado mucho.


No pudimos contar, sin embargo, con la presencia de José Luis Ferris, convaleciente todavía de un grave accidente de tráfico. Fue Paqui Pérez la que ocupó su lugar y leyó el magnífico discurso que tuvo a bien enviarnos, un texto que colgaré en este blog porque merece la pena leerlo.


Sí estuvo, por supuesto, Teresa Rubira, que nos sorprendió a todos con un auténtico espectáculo. No solo me impuso un bonito collar de corazones (que simbolizaba a todos aquellos que no pudieron venir a la presentación), sino que además recitó un poema creado por ella misma para la ocasión, lleno de chispa y buen humor. Nos reímos mucho, mucho, mucho.



Aquí dejo algunas fotos más de un acto que a todos los asistentes les encantó y que para mí resultó emocionante. Mil gracias, amigos.






Gracias a todos.

Hoy, domingo, recibo a modo de regalo una bonita reseña de la novela por parte de Marga de Cala. La podéis leer en su blog MARGA Y LAS LETRAS. Gracias.

viernes, 14 de noviembre de 2014

PRESENTACIÓN DE "EL PESO DE LAS HORAS" EN ELCHE

Será el próximo viernes, 21 de noviembre, a las 19 horas, en el Claustro Alto de la Biblioteca Central Pedro Ibarra (junto a la iglesia de San José).

Me acompañarán los escritores José Luis Ferris y Teresa Rubira.

Estáis todos invitados.
Aprovecho esta entrada para dejar algunas fotos de amigos (en este caso amigas) que me llegan espontáneamente y me hacen mucha ilusión.

De Paqui Pérez desde Alicante (librería 80 Mundos):


De Felisa Moreno desde Jaén (tras recibir por correo su ejemplar, enviado por librolibro.es):


De Reme Soto desde Elche (en su desayuno dominical):


De Alicia Uriarte desde Bilbao (librería Cámara):


De Marga de Cala desde Sevilla (tras comprar su ejemplar en librería Céfiro):


Muchas gracias a todas.